La Endodoncia, es un tratamiento que permite evitar la extracción de un diente.

Consiste en la eliminación terapéutica del tejido vasculonervioso o pulpa dental, descontaminación y posterior sellado de los conductos radiculares con el fin de evitar la contaminación bacteriana del hueso que rodea el diente.

Es posible que las bacterias de la caries puedan afectar directamente a la pulpa dental provocando un dolor continuo en el diente que se hace más intenso con estímulos externos como el calor, el frío o la acidez de los alimentos.

Tras el tratamiento endodóntico del diente, y para asegurar su éxito, se procede a la restauración del mismo mediante el método más adecuado para nuestros pacientes.
Infórmate sobre este tratamiento y resolveremos cualquier duda que puedas tener.